Retegui: Me duele que Sole García no juegue el torneo

Carlos Retegui es lo que se dice “un tipo políticamente correcto”. Desde su saludo de bienvenida hasta el de despedida, sonríe, habla pausado, mira a los ojos… La alegría, los valores y el respeto son palabras recurrentes en un discurso que a veces se hace impenetrable.

Porque “muere” con la suya y no se sale ni un poquito de lo que no quiere hablar; justo por eso, “por respeto”, dice él.

El entrenador de la selección nacional femenina de hockey vino a Córdoba para disputar el Cuatro Naciones junto a Nueva Zelanda, Gran Bretaña y Corea del Sur, y en el día libre recibió a Mundo D en el hotel donde se hospedan a la espera de un almuerzo y un viaje en grupo a Villa Carlos Paz.

En esta tierra se siente cómodo. Es un reincidente, ya sea por trabajo o por placer. Y aunque su decisión de dejar afuera de Las Leonas a la cordobesa Soledad García le puso a un grupo de seguidores de la delantera en contra, él hace oídos sordos.

“Toda esta mediatización que se hizo no le hace bien al hockey. Por respeto a la jugadora y al equipo. No es para tanto. Igual, los que se manifestaron fueron los menos y no me afectan. No existen porque les están faltando el respeto a las jugadoras. El equipo está por sobre las individualidades siempre, más allá de la localía. El que cree que me lastima por un papel que tire está equivocado. Si en este cargo uno no puede aguantar las críticas, no puede estar acá”, sentencia y remarca que cuando su cuerpo técnico ideó el Cuatro Naciones en Córdoba, “Sole” estaba, y afirma (aunque fue su decisión): “Me duele que ella no juegue el torneo”.

Al hablar de la situación de la cordobesa, sostiene que “hay un error de interpretación”, subraya que “esto no es un recambio”, que “Soledad no tiene las puertas cerradas en el seleccionado” y, evitando dar los argumentos de la no convocatoria, explica: “Son cosas que quedan en la intimidad. Por respeto a la jugadora y al grupo, no podemos salir a explicar los motivos. No corresponde. Es un equipo. Y cuando un equipo es verdadero, las cosas quedan adentro”.

Y justamente cuando habla de ese, su equipo, reconoce que está atravesando “el momento más difícil, que es la transición de la extinción de una generación dorada a otra, que ojalá brille más”.

“Hay que hacer el recambio. Pero el listón de Las Leonas está tan alto que a nadie le importa que juegue una chica de 17 años. Desde el cuerpo técnico, se tratan de transmitir los valores de generación en generación para que las chicas, cuando entren, sepan que ser Leona significa esfuerzo máximo y compromiso pleno para tratar de lograr todo”, dice y profundiza: “Ser una leona es un camino a la alegría. Representar al país es un orgullo, y uno tiene que dejar la vida por eso. Y aunque sea injusto con mis hijos, que los veo dos meses al año, la selección es mi prioridad. Tengo en claro que quiero disfrutar cada día que me toque con Las Leonas y defender al país desde este lugar, desde el deporte”.

Y sobre el futuro del equipo, augura: “Confiamos plenamente, más allá de los resultados, en que este equipo va a escribir la historia con su nombre. Es una generación que va a brillar muchísimo. D’Elía, Barrionuevo, Rebecchi, Luchetti, Sruoga serán la próxima generación dorada porque son jugadoras que todavía no han llegado a su madurez plena para jugar al hockey internacional y entonces el techo está muy alto. A este recambio hay que sostenerlo”.

Fuente: Diario La Voz del Interior

Dejá tu comentario

Por favor dejá tu nombre

Tu nombre es obligatorio

Por favor ingresa un email válido

An email address is required

Por favor dejá tu mensaje

MinutoHockey.com – Toda la actualidad del hockey © 2017 Todos los derechos reservados

MinutoHockey.com