Carla Rebecchi: “Tratamos de mirar para adelante”

Carla Rebecchi: “Tratamos de mirar para adelante”

Por momentos se ruboriza, mira hacia otro lado y sonríe. Es el acto reflejo de defensa de Carla Rebecchi cuando le toca a hablar sobre temas espinosos de las Leonas, que acarrean un año difícil. El alejamiento de Santiago Capurro, hace dos meses, significó otro ciclo trunco de varios, en una temporada sin resultados. El primer paso de la recuperación puede darse en la final de la World League, que se jugará en Rosario del 5 al 13 de diciembre. Y la capitana confía, pese a todo.

-¿Por qué parecen no encajar con ningún entrenador?

-Porque todos los cambios fueron afectando al seleccionado. Llevamos un par de años de muchísimas modificaciones y no terminamos de acomodarnos como equipo, es así. Pero ahora lo importante y en lo que todas pensamos es en la World League. Hay muchas ganas y queremos hacer un buen papel. Tratamos de mirar para adelante, concentrarnos y dejar un poco de lado todas las cosas que nos pasaron. También, proyectándonos a Río 2016, que es el gran objetivo.

-¿Pero por qué en los últimos años no se produjo ese chispazo entre cuerpo técnico y jugadoras, que hizo que las Leonas triunfaran en el pasado, tanto con Vigil como en las primeras etapas de Minadeo y Retegui?

Más allá de la renovación de entrenadores del último tiempo, también se dio un recambio generacional y varias jugadoras ya no están. Es normal que no se te den los resultados con un equipo joven, al que le falta bastante experiencia. Eso se nota. Pero obviamente también pesó lo de la modificación de técnicos; fue todo un conjunto, en realidad. Ahora quedamos pocas jugadoras grandes y muchas chicas con pocos partidos internacionales. Eso les sucedió a varios equipos: a Australia, que en su momento bajó mucho de nivel y a Alemania, que hoy está repuntando. Holanda no porque no tuvo un recambio tan grande. Pero a nosotras nunca nos había tocado un cambio tan brusco en la selección. Necesitamos que las más chicas acumulen experiencia y conocernos más entre todas.

-Ustedes son un seleccionado de peso. ¿No convenía consensuar con los dirigentes a la hora de elegir a un técnico?

En2013, cuando se renovaron las autoridades de la Confederación, me acuerdo que Aníbal Fernández ya había anticipado que iba a hacer ese cambio [designar a Emanuel Roggero en reemplazo de Marcelo Garraffo] y ya en ese momento era muy difícil consensuar cuando él ya tenía la decisión tomada. Quizás ahí es más complicado. Pero hoy en día tenemos buena comunicación con la dirigencia y eso está bueno, pero no para elegir ni nada, sino para tener una relación cordial.

-¿Por qué se dio aquella serie de renuncias de jugadoras?

En su momento pedíamos un cambio de conducción que no se daba [Se refiere tras la salida de Retegui a mediados de 2014] y las renuncias apuntaron por ese lado. Llevábamos muchos años con lo mismo y necesitábamos una variante como equipo. Este año, las renuncias de las chicas fueron por causas distintas, pero como dije: todos los golpes de timón fueron desgastando a las jugadoras. Al mismo tiempo, hubo otras que se empezaron a cansar o a tener otras prioridades.

-Antes era casi imposible que una Leona renunciara. Quería jugar por siempre…

-No sé qué decirte.

-Digo que las jugadoras se aguantaban más situaciones y querían seguir estando.

-Te entiendo, pero no sé qué decirte…

-Este año los resultados no fueron buenos: 4° puesto en Valencia y no lograron la clasificación directa a los Juegos, además de perder la final de los Panamericanos? ¿Cómo asimilan todos estos golpes como grupo?

-Es duro no conseguir los resultados que nos gustarían, pero a la vez el equipo es consciente del momento que atraviesa, de las modificaciones que hubo y del cambio generacional. Eso está bueno: saber dónde estamos paradas, para seguir esforzándonos. En el hockey nada es mágico, se consiguen con trabajo en la cancha y en las prácticas.

-Hay que tener la humildad para soportar el momento.

La humildad es un valor que siempre caracterizó a este equipo para obtener todos los títulos durante estos años. Acá se arrancó de abajo, cuando no había nada, entonces es un valor superimportante para mantener y para aceptar que también los resultados no se nos dieron porque estamos viviendo un montón de cosas. Pero bueno… es pensar en seguir entrenándose para que los resultados vuelvan.

-¿En la World League de Rosario aumentará la presión por el balance negativo de este año?

Más allá de cómo nos vaya, siempre queremos estar arriba y lucharemos para eso. El objetivo del podio siempre está en nuestra cabeza. Tenemos equipo, muy buenos jugadoras y nos motiva jugar en Rosario ante nuestra gente. Siento que hay ganas y podemos estar entre los tres primeros.

-En esta reconstrucción, ¿dan los tiempos para aspirara a una medalla dorada en Río 2016, que es la gran cuenta pendiente?

Queda unos cuantos meses hasta los Juegos. Quizás no es lo ideal, hubiese sido mejor arrancar un proceso antes. Si aprovechamos el tiempo podemos llegar bien, con experiencia, porque hay giras, partidos. No sé… haremos todo lo posible para conseguirla.

-¿Te agarra nostalgia de lo que era el equipo con Lucha Aymar?

No, son etapas distintas. No es que digo “uhh cómo extraño”. Se dan cambios naturales y vos te vas adaptando según los planteles que integrás. Cada equipo tiene sus cosas lindas, aun con matices distintos. Cuando estaba Lucha era otra cosa y realmente se la extraña porque hacía cosas únicas.

Fuente: Gastón Saiz para CanchaLlena

Foto: Mauro Alfieri

Artículos similares

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *