Paz Biondi: “Sin respuesta”

Paz Biondi: “Sin respuesta”

Sin respuesta

Saber lo que queremos puede llevarnos un tiempo. Fijar los objetivos.
Demandarnos constantemente como si fuese una especie de castigo.
Exigir, una y otra vez, sin descanso porque así nos enseñaron que se logran cosas. Porque así el tiempo de alguna manera va a darse cuenta
de cuanto pesa mi remera. De todo lo que deje. De lo que prometí. De todas las veces que insistí. Que me callé la boca. Que cambie de estrategia y hasta de ropa. Que me senté en el piso a pedirme perdón.

Que no invente excusas por el tropezón. Que deje de calcular la hora y aprendí que sólo se logra lo que uno quiere si hacemos con lo que tenemos un puente. Si usamos cada gramo de posibilidades para llegar hasta ahí, donde esta lo que soñamos, y no solo llegamos, sino que además lo volvemos a invertir en otro modo de seguir.

De ajustar las partes sueltas y saber que el que abandona es el que no se permite llevar los moretones y las cicatrices de las veces que la apuesta vino sin respuesta. Que nos chocó y nos dejo la irá de no encontrar la salida.

Saber lo que queremos puede llevarnos la vida. Podemos encontrar o no lo que realmente buscamos eso dependerá de cuantas ganas tengamos. De la fe. De los motivos. De llevar bien puestos los estribos. De no dejar pasar ningún colectivo. De sentarnos y mirar por la ventanilla
buscando las maneras poco sencillas de que los miedos no se vuelvan pesadillas. De ser la ballerina que absorbe todo el dolor. De sentir que siempre se puede estar mejor y convencernos de que no se logra nada posponiendo el momento de asumir los riesgos.

Hay una sola manera de darnos cuenta hasta donde podemos llegar y no tiene nada que ver con ser del mundo el que sólo está por estar. Párate del otro lado. Se siempre el que se queda un rato más. Elabora tus métodos. Inaugura otros caminos. No creas que todo es destino.

A veces parece que todo está escrito. Que no hay manera de que algo salga mal. Que lo que es justo es justo y ya. Pero cuando perdes, al menos una vez, tenes otra cabeza y eso te alcanza para saber que no está todo dicho. Que la lona se besa seguido y que lo mas importante es no mirarse el ombligo.

Saber lo que queremos abre heridas y las cierra. Abre puertas y también nos deja parados del lado de afuera pero está en nosotros la virtud de saber entrar sin romper porque eso en definitiva es crecer.

Es creer que para algo nacimos y es disfrutar de dejar de ser inquilinos. No pagamos mas la cuota por buscarnos. Saber lo queremos nos hace del sueño propietarios.

Ojalá sepas siempre adónde queres ir. Tengas una meta y hagas todo lo que éste a tu alcance para no quedarte sin chances. Ojala seas siempre de tu lugar que nunca aprendió a restar. Saber lo que queremos, que cosa importante.

 

Artículos similares

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *